GONZAGA, la reseña

Gonzaga ha sido uno de los últimos juegos en entrar en mi ludoteca, pero el primero que va a ser reseñeado en el blog, y es que virtudes no le faltan.

Este juego se publicó en 2009, y pasó muy desapercibido (ahora mismo está el 1128 en bgg). Su autor es Guglielmo Duccoli (muy conocido en su pueblo). Gonzaga es un juego para 2-4 jugadores, de 45-60 minutos de duración. En él se supone que controlamos a familias aristócratas en pugna por tener una mayor influencia en la Europa medieval-moderna. Lo de siempre, uso intensivo de pegamento Loctite para el tema.

Al abrir la caja nos encontramos con una de las grandes obviedades del juego, y es que el jodío es muy bonito. Un bellezón en cuanto a componentes. De hecho supongo que a los que lo hemos seguío desde su lanzamiento lo que nos engatusó fue su estética.


Un festival de colorines digno de cualquier producción Disney. El tablero es bastante grandote y colorido, 110 cartas muy bien ilustradas, como veréis en esta reseña, unos cuantos tokens de cartón, y por supuesto las carismáticas fichas hexagonales representando feudos, y con los que haremos un poco de tetris a la hora de colocarlos.

En el tablero de juego se representa Europa occidental. Cada uno de los países tiene puertos (puntos azules) y ciudades (puntos blancos). Además también hay 6 mares, que bañan a 2/3 países cada uno.

¿El objetivo del juego? Pues tratar de colocar nuestros feudos (las fichitas hexagonales) de manera que abarquen más ciudades/puertos, ya que así nos darán puntos y de paso joderemos y mucho a los rivales.

¿Y cómo haremos esto de ir extentiéndonos? Pues con cartas, muuuuchas cartas.

Decir que antes del inicio del juego, hay que configurar la partida. Gonzaga viene con "escenarios preparados" para darle como algo de más temilla al juego. Estos escenarios básicamente lo que hacen es dividirte el mapa de europa en 2; regiones prósperas y regiones pobres. Según el nº de jugadores, habrá más de unas u otras. Véase aquí un ejemplo de 3 escenarios:

Una vez elegido escenario, cada jugador recibe 1 carta objetivo de entre las 16 que hay (véase imagen siguiente). En cada carta, hay 6 ciudades marcadas que el jugador deberá cubrir con sus feudos. Y ojo a la primera jodienda; habrá que ocupar ciudades que estén en regiones pobres, que nos darán muy pocos puntos.

Por esta mecánica, si tuviese que asemejar este juego con alguno, sería sin duda con el Ticket to Ride (aunque salvando las distancias). Y es que en Gonzaga tienes que cubrir ciudades, aunque no tienes por qué hacerlo con un tramo seguido. Depende de cuántas ciudades de las 6 hayas cubierto, te llevarás más o menos puntos.

El turno a turno. Gonzaga es un juego de acción simultánea. Todos los jugadores deciden en secreto sus acciones, y cuando lo tienen listo, las van ejecutando, pero el orden lo es todo! ya que otro se te puede anticipar si suelta x carta y te wañea de lo lindo! Veámoslo con más detalle.

Cada jugador tiene frente a sí un tablerillo individual en el que ejecutar sus cartas. Al inicio de cada turno, cada jugador voltea una carta de feudo. Esta carta le dice qué feudo será el que puede colocar en dicho turno. Aquí está el factor azar, puede que a otros jugadores les toque un feudo más molón que el tuyo, o viceversa :P

Acto seguido, es hora de planear las acciones. Para ello, los jugadores deberán elegir 2 cartas de su mano. En la misma, los jugadores tendrán Cartas de Lugar, y Cartas de Acción.

Con las cartas de lugar, los jugadores elegirán dónde colocar su feudo, y con las de acción el cómo colocarlo. Estas cartas de acción son las que dirigen el cotarro, ya que además de decirte si tu feudo puede pisar una ciudad o un puerto, o ambas, también determinarán quién empieza a colocar antes su feudo. Y como imaginaréis, hay multitud de combinaciones y posibilidades.

El aspecto que debe tener tu tablerillo en plena partida, tras haber escogido cartas para el presente turno debiera ser éste:

¿La chicha del juego? Pues más de la que imaginaba al principio. Te tienes que pensar muy mucho qué cartas soltar cada turno, ya que los rivales te pueden pisar las ciudades que quieres. Cuando colocas tu feudo en el mapa, lo puedes hacer de manera que ocupe más de 1 ciudad/puerto, y claro, es fácil intuir que muy posiblemente le estés cubriendo a alguien la ciudad que quiere.
El orden de resolución es vital, y hay muchas triquiñuelas. La carta del Favor Real te permite jugar en primer lugar, pero a costa de deshacerte de 1 anillo. ¿Que qué son estos anillos? fijaos en la base del tablerillo de la anterior foto. Cada jugador tiene 6 anillos, para poder establecer matrimonios. Traduciendo: es una manera en el juego de ocupar una ciudad que ya pertenece a otro jugador. Saber usar estos anillos es importantísimo.

Y hay más cositas que se dejan en el tintero. Los jugadores pueden ganar jugosos puntos si forman alguna Liga Marítima. Usease, controlar al menos 3 puertos de un mismo mar.
Otra regla que da complejidad es que las cartas que usaste en el turno anterior se quedan en la zona intermedia del tablerillo individual, y las recuperas al final del siguiente turno. Es decir, que no puedes usar 2 veces seguidas las mismas cartas. Con esto, ojito a qué cartas han jugado tus rivales, te puede decir mucho sobre qué objetivo persiguen.

Cuando en el juego sólo quedan 3 ciudades/puertos sin cubrir (de las regiones prósperas) se juega un último turno. Tras él, los jugadores revelan sus cartas objetivo y ganan los puntos según cuántas ciudades hayan conseguido. Y como bonus, el jugador que tenga más feudos consecutivos rozándose se lleva 15 puntacos (véis? otro elemento idéntico a Ticket to Ride).

Y eso es todo, contado clarostá por encimilla. Gonzaga es un juego que me ha sorprendido gratamente. Esperaba un rollo familiar, ser de estos con los que no te estrujas el cerebro, y cuán lejos de la realidad. No llega ni de coña a tintes de juego denso, pero tiene agobios y wañas de alto nivel, ya que la interacción entre jugadores es directísima. Y todo aderezado con unos componentes espectaculares, de esos con los que un juego luce desplegado en la mesa.
Tras el tiempo que llevaba detrás de este jueguecillo, he quedado muy satisfecho con la adquisición (matizo que me costó 24 euros de 2ª mano en lugar de los 37 que suele valer nuevo). No es desde luego un juego que vaya a ocupar un lugar top entre mis favoritos, pero no está por debajo del nivel de otros que también me gustan mucho.

Dadle una oportunidad si lo tenéis a tiro, que la merece. Un saludo jugones!

Qué cuco el castillito!

6 comentarios:

  • Kikaytete | 5 de diciembre de 2011, 12:54

    Yo me lo pillé en cuanto salió, victima de una foto en Tric-trac que me encantó.
    Como bien dices no es un quema cerebros, pero desde luego no es familiar, pues la interacción es constante y con muchas opciones de puteo. Gran parte del juego está en intentar disimular que buscas, y como bien dices, saber jugar las cartas de acción y el gasto de anillos, que te pueden salvar la partida.
    Yo lo he probado con dos grupos distintos, de jugones y de no tan jugones, y a los dos grupos les ha gustado mucho (salvo a uno de un grupo, pero es que es un sieso).

    Gran reseña.

  • Mr. Meeple | 5 de diciembre de 2011, 13:05

    Primera reseña: Muuuu buena.

    Ya sabes que llevo un tiempo (per)siguiendo este juego.

    Ahora aún lo quiero con más ganas.

    Lectores de Tableronne:

    Mr Meeple quiere un Gonzaga, así que si alguien quiere desprenderse del suyo... soy todo orejas.

    Saludos

  • Lethan | 5 de diciembre de 2011, 13:07

    A mí también me gustó cuando lo jugamos Adri. Como tú dices no es de esos maravillosos que hay que tener, pero no está nada mal, y tiene muchas opciones para putear al perzzzonal ;D

    Aún así por lo que vale nuevo me parece caro para lo que es el juego, sobre todo porque como tantos otros que no "despuntan", pinta a quedarse cogiendo polvo en la ludoteca (al menos en la mía sería de esos)

    Saludos!

  • gudix | 5 de diciembre de 2011, 17:05

    Leyendo la reseña estaba pensado en el ticket to ride y cuando ví que lo mencionaste me hizo bastante gracia, comparten mecánicas similares.
    Otra cosa en la que se inspiró el juego es el catán: hexágonos, puertos, mucha agua pero luego no tiene nada que ver.

    Será cuestión de probarlo :D

    Un saludo.

  • Israel | 5 de diciembre de 2011, 17:35

    Gran reseña!!! Pues sí, mira que es bonito el jodio. Estos juegos en plan ticket to ride me encantan lo que pasa es que 37 leuracos me parece un poco caro, no? Será cuestión de probarlo...

  • Neiban | 5 de diciembre de 2011, 19:56

    Sí que es mu caro Israel. Si yo por eso comentaba en la reseña que por 24 euros lo compré encantao, pero por lo que vale nuevo ni de coña. Demasiao caro pal body.

    Mr.Meeple, lamento que te hayan aumentao las ganas. A ver si tienes suerte en la búsqueda.

    Gracias a todos por pasaros!

Publicar un comentario