Veteranía en juego

Hace unas cuantas noches nos reunimos en mi casa para echar unas partidillas. Sin proponérnoslo desde primera hora, sucedio que todo cuanto vio mesa a lo largo de la noche fue de autores con cierta veteranía, lo que me dio la idea para titular esta entrada.

Empezamos la noche con un Génesis, de Reiner Knizia.

Hacía tiempo que este juego me llamaba la atención, pero desde septiembre aproximadamente, mes en el que me leí las reglas de este juego, intensifiqué la búsqueda de información, y a poco más que leí supe que debía estar en mi ludoteca.
Génesis me parece otra joyita de Reiner Knizia, infravalorada, seguramente por lo desapercibido que ha pasado este juego, y no le culpo. Knizia tiene juegos mucho más resultones. Génesis no es precisamente un juego bonito, que entre por los ojos, pero una vez te pones descubres un juegazo con muchísima miga, una interacción entre jugadores total, y es que la pugna por las prehistóricas mayorías no dará tregua.
En resumen, que me tiene enamorao. Con 3 partidas que le llevo se acerca en mi top-knizia a Samurai (mi 3er knizia favorito); con eso lo digo tó.

Fijaos qué final más apurado. Con dos jugadores empatando en 1er puesto con 33 ptos, seguidos de cerquísima por mí con 30 puntos.

Seguramente le haga una reseñita en breve, a ver si le damos algo de fama al pobrecillo...

El siguiente juego en ver mesa fue el Can´t Stop!

Este juegazo de Sid Sackson, del año 80 (el decano de mi ludoteca), fue uno de los más gratos descubrimientos del Festival Internacional de Córdoba 2011 (como podéis ver aquí). El juego es lo más primario del mundo. Básicamente un pique contigo mismo, con tu suerte, intentando sacarle más beneficio a los dados en cada tirada, pero ojo, si te pasas de ambicioso lo puedes perder todo! para descojone absoluto de tus rivales.
El jugón D0NK1J0T3 utilizó en sus comentarios en la bgg unas palabras que en mi opinión mejor no pueden definir al juego: Can´t Stop es la perfección hecha en dados. Este juego es uno de los poquísimos juegos que debería comprar todo el mundo.

Que por cierto, en la partida de la otra noche, menuda paliza nos metio el jugador verde :o


Y para terminar la noche... ¿qué otro autor veterano podíamos homenajear jugando a uno de sus juegos? Pos al amigo Klaus Teuber, y además demostrándonos que este hombre no es sólo Catán, ya que el juego que vio mesa fue Domaine.

Domaine fue el juego que más captó mi atención cuando tiempo atrás estuve investigando la obra del sr. Teuber. He de decir que los preciosos componentes del juego me dieron el siguiente empujoncito para hacerme con él. La lectura de reglas fue después, y como lo que leí me encantó pos a la saca!!
Domaine es una edición moderna de Lowenherz, juego de 1997, época del señor Teuber en la que imagino que pariría cosas decentes, ya que si estaba inspirado creando fenómenos como el Catán, ¿por qué no otros diseños suyos coetáneos podrían tener igual calidad? Quiero pensar que sí, y que Catán y su auge eclipsó juegos como éste. Y es que no nos engañemos, tanto Lowenherz como Domaine tienen un buenísimo puesto en la bgg. Y si ya sabemos que a veces esto no es fiable, en este caso no es así.
Sé que "Lowen" y Domaine comparten la esencia del sistema de juego, pero Domaine tiene unas poquillas reglas que agilizan más la mecánica. El juego tiene el típico tema medieval con caballeros pugnando por tener mejores y más amplios dominios. Uso reiterado del Loctite. Aun así, los componentes tan cucos ayudan a meterte el tema la verdad.

Domaine tiene más miga de la que puede parecer al principio, y es un juego en el que en la primera partida puede que no tengas ni pajolera idea de cómo hacerte tu dominio. La prueba de ello es que en la partida gané estrepitosamente, llegando a los 30 puntos necesarios (a 4 jugadores), mientras el jugador azul aún estaba con 3 puntos! vamos, es que ni le dio tiempo a enterarse cómo iba el asunto.

Tiene unas reglas muy simples, pero tienes que saber muy bien a qué vas a ir, o te puedes quedar a remolque de los jugadores más pujantes. Por eso mismo, no es un juego que le recomiende a cualquiera.

Aun teniendo esto en cuenta, Domaine es otro juego descubierto este año que me ha encantao. Le llevo 4 partidas y deseando estoy jugarlo de nuevo. Otro al que le haré una reseñita cuando el tiempo permita.


Y eso fue todo en la noche. Buen vicio, y dejando ganas de más. Un saludo!

7 comentarios:

  • Kikaytete | 14 de diciembre de 2011, 16:18

    Impaciente quedo de esa reseña del Domaine. Fue uno de los primeros que me llamaron la atención cuando empecé en esto, y ha estado en la cesta de compras más de una vez, pero por H o por B acaba saliendo, y es que creo que necesito un último empujón.
    Con el Genesis me has picado la curiosidad, pues ni me sonaba, y si lo tienes casi a la altura de Samurai, pues...

    Por cierto, que tal van estos dos juegos a dos jugadores?

  • Neiban | 14 de diciembre de 2011, 16:47

    Pues el Génesis a dos jugadores va bastante bien. Ya sabes, las matemáticas de Knizia no fallan.
    El Domaine a 2 sí q lo veo más sosete. Hace falta más interacción, un 3er y/o 4º jugador pa q la cosa tenga color.

  • gudix | 14 de diciembre de 2011, 18:55

    Del can't stop a ver si haces una reseñita rápida para entender la frase 'Can´t Stop es la perfección hecha en dados'.

    Muy sorprendido por la calidad del Domaine del señor Teuber (qué recuerdos). He visto mucha diferencia de puntuación, supongo que los puntos se consiguen al final de la partida.

    Un saludo!

  • Neiban | 14 de diciembre de 2011, 19:08

    No, qué va Gudix. De eso es lo que hablo cuando digo en líneas atrás que "hay que saber muy bien a lo que se va". Los puntos los vas haciendo desde mediados e incluso inicios de partida, pero tb he de decir q es un juego con vaivén de puntos. Es decir, puede que yo tenga 25, me hagan falta 5 para ganar, y te los quito al final a tí, que tenías 20, y al final te quedas con 15.
    La calidad del Domaine es mu grande. Sólo basta con ver sus buenos comentarios en bgg. Tiene mucho ataque directo, muchas posibilidades, y encima el jodío es precioso.

    En cuanto al Can´t Stop!, eso de la perfección... jajaja, stá claro q pa muchos no será perfecto, pero pa mí sí. A ver si le hago un dia una reseña, que desde luego es un clásico y la merece.

  • Israel | 14 de diciembre de 2011, 23:27

    Sí Neiban, hazte una reseñita que yo siempre voy en busca de este tipo de juegos, simples pero divertidos, con los que poder jugar con gente no jugona. Tengo ganas de saber de que va... Un saludo

  • Lethan | 15 de diciembre de 2011, 12:04

    El Génesis no lo he probado pero ganas no me faltan ;D

    El Domaine... me gustó, pero me hacen falta más partidas. En mi caso que sea de Teuber no ayuda jeje. Como tú dices hay que saber bien a que se juega, y como te descuides un poco te revientan; no hay modo de remontar. Lo dicho, a mí no me termino de convencer, pero ya sabes que soy de dar segundas oportunidades, no como otros... ;P

    Y el Can't Stop pues eso, juegazo ;D Es la cosa más simple del mundo. Tiras los dados y subes los peones, pero si en una tirada no puedes avanzar ningún peón, pierdes TODO lo que has hecho ese turno. Es decir, o te plantas y te aseguras lo que tienes o te la juegas y sigues tirando... pura potra, pero funciona de maravilla.

    Un saludo!!!

  • Neiban | 15 de diciembre de 2011, 18:50

    Entonces Lethan en qué quedamos con el Domaine? te gustó o no te terminó de convencer? jajaja, eres un libro cerrao!
    Yo creo que ya sólo por el hecho de que hay q saber a qué se juega desde el principio te gustaría bastante en una 2ª partida. Tienes razón, si te revientan desde el inicio lo llevas claro, pero ahí stá la gracia, un buen jugador de Domaine no deja que le "revienten".
    Pero vamos q si, q entiendo q todos estos detalles echen un poco patrás y deje cierto regustillo regular en la 1ª partida, de ahí q diga q no se lo recomiendo a cualquiera.

Publicar un comentario