Aún queda mucho por hacer...

Muchísimo más bien. Y es que cuando uno es jugón realmente está dentro de una burbuja, una burbuja en la que oyes hablar de juegos de mesa a menudo, y claro, te olvidas realmente de lo que hay "fuera". 

¿Por qué hablo de esto? Anteayer por la tarde estaba viendo un capítulo de Modern Family, en el que 2 personajes se querían librar de la fiesta de cumpleaños que hacía otro. Uno de los motivos que alegaban era que el cumpleañero iba a sacar sus juegos de mesa. Es decir, vale que estos 2 personajes eran 2 críos, pero es curioso como ya ellos asocian que juegos de mesa = aburrimiento absoluto.

No es algo que haya olvidado nunca la verdad. Soy consciente de lo que la sociedad piensa en general de los juegos de mesa, tan sólo que a veces uno se da una ración más generosa de "realidad" de lo que tiene acostumbrado. Eso me ha pasado en los últimos días, por varias cosas que he visto. Además de lo anteriormente comentado del capítulo también vi hace poco esta imagen. 


Más allá del chiste de la imagen y de la gracia o no que tenga, yo me centro en la línea de más abajo. Lo del "No todos son aburridos" es bastante triste para todo amante de los juegos de mesa. 
A colación de esta imagen me acordé de otra imagen sobre juegos; una que a través de varias pequeñas imágenes trataba de reflejar lo que pensaban diferentes colectivos (tu madre, tus amigos, etc) cuando les decías que jugabas a juegos de mesa. Bastante ilustrativa la verdad (pena que no la haya encontrado para colgarla por aquí, a ver si cuando la encuentre reedito esta entrada). 

¿Qué se piensa en este país sobre los juegos de mesa? A mí me parece que la gente que no tiene nada de contacto con la afición tienen esa perspectiva de afición triste y aburrida que el capítulo reflejaba. Y la tele encima no ayuda. ¿A qué me refiero? a lo siguiente...


Y éste es tan sólo un ejemplo. En este país de cada concurso (y a veces no son ni un concurso) hay un juego de mesa. A veces incluso si el concurso se mantiene bastante tiempo en parrilla hacen varias ediciones, incluyendo ediciones para los más pequeños incluso. 
¿Sabéis a mí cuándo me hace más gracia? Cuando el concurso en sí basa su gracia en algo ajeno a lo de preguntas-respuestas, como el juego de la imagen en cuestión. Cualquiera que haya visto el Ahora Caigo sabe que buena parte de la gracia reside en cómo tiran a la gente por la trampilla. Pues bien... ¿qué sentido tiene el juego de mesa? acaso el juego de mesa despliega un plató en el que puedas hacer lo mismo? 
Muy surrealista de verdad. 
Y ocurre con muchos más concursos. Con algunos tiene bastante sentido la verdad, pero con otros... y el caso es que lo dicho, a ni uno le falta su jueguecito de mesa xD

Así normal que cuando digas que eres aficionado a los juegos de mesa se crean que te reunes con varios amigotes y que estéis toda la noche jugando al Saber y Ganar, o a la Ruleta de la Fortuna. Mi máximo respeto por los concursos, quede dicho por delante, pero cuando asocian lo uno con lo otro por la fuerza como que te toca un poco la moral. 

Por supuesto, mientras escribía estas líneas también venían a mi mente otros casos, como uno de hace unos cuantos años, el de Christina Aguilera, que era noticia porque se la consideraba aburrida por jugar a juegos de mesa. Echadle un vistazo a este hilo en labsk .
Ya no sabe uno si rasgarse las vestiduras o no. Por un lado te afecta, por otro lleva tanto tiempo afectándote que has aprendido a vivir con ello.

Enfin, ¿qué opináis? ¿también creéis que queda muchísimo por hacer?

Saludos jugones! 


11 comentarios:

  • Carlos Robles | 27 de febrero de 2015, 20:24

    Como comprenderás yo no veo aburridos los juegos de mesa, pero para enganchar a los niños/as hay que hilar fino y buscar juegos muy sencillitos, con reglas muy claras y que sean de corta duración, como por ejemplo el "Ave Caesar" que gustó entre alumnos de 4º de mi cole. Desde luego hay gente adulta que ve los juegos como un rollo, pero si la gente se diera una vuelta este fin de semana por la "Hispania War Games" de Alhaurín se daría cuenta de que los juegos atraen a mucha gente y son un entretenimiento más sano que muchos otros. Respondiendo a tu pregunta, pues diré que sí, que queda mucho por hacer, porque creo que los juegos de mesa están infravalorados, a pesar de que pueden ser muy beneficiosos en cuanto relaciones sociales, mejora de la capacidad de memoria o en cuestiones de educación emocional, ya que con ellos hay que aprender a perder y a ganar.

  • Lev Mishkin | 28 de febrero de 2015, 23:42

    Te van a tachar de evangelizador ludico, como esos que llaman al timbre con la biblia en la mano.

    "aburrimiento" sí, y muchas veces asociado a pensar. Como si pensar fuera aburrido.Como si utilizar la cabeza en el ambito del ocio fuera un terrible pecado. Y los juegos de mesa deben ser como los films "de autor" un rollo de esos de "ver crecer la hierba".

    Estereotipos, supongo que con una base, lo que me machaca es que suelen venir de personas muy poco acostumbrada a que sus vidas reciban estimulos vitales en ninguna de sus formas

  • Juanma | 1 de marzo de 2015, 14:02

    Yo siempre he sido de videojuegos ya que el hecho de meterme en la piel personajes imaginarios y verme inmerso en mundos fantasiosos es algo que me encanta. Aunque nunca tuve una opinión de que los juegos de mesa sean aburridos y demás sí que pensaba que un juego de mesa no me daría esa experiencia que me ofrecen los videojuegos por lo que era algo que nunca me había llamado la atención. Sin embargo, gracias a ti empecé a tener curiosidad por ellos y cuando entraba en tiendas donde veía tal cantidad de material lúdico de mesa solía pensar "no dudo de que tienen buena pinta pero no creo que sea capaz de jugar a este tipo de juegos, este no es mi mundo". Y ahora que ya he probado muchos juegos de mesa me arrepiento de no haber descubierto este mundo antes y de que son capaces de ofrecer las mismas experiencias de inmersión de un videojuego, a veces incluso mejor ya que la imaginación es un factor que para mí es muy importante a la hora de echar una partida y este mundo la estimula mucho. Todo es cuestión de ir captando seguidores y transformarlos. Conmigo ha funcionado, por ejemplo xD. Saludos.

  • mapanico | 1 de marzo de 2015, 20:56

    Yo opino también que hay mucha gente que asocia tener que pensar con "aburrimiento"...

    Y creo también que hay que tener en cuenta que muchos de los juegos de mesa tradicionales, los conocidos en España anteriores a esta segunda generación de juegos que disfrutamos hoy día, los de nuestra infancia, eran juegos bastante limitados y/o poco apropiados a según que edades, y en cierto modo eso ha estigmatizado esta forma de ocio. Pienso en esa OCA, o ese PARCHÍS, los simplones CINQUILLOS o HUNDIR LA FLOTA, los interminables RISK o MONOPOLYS, o los juegos abstractos como las DAMAS o el AJEDREZ cuando eres un niño de menos de 12 años... La oferta era bastante limitada y poco afortunada.

    Y aunque por suerte en la actualidad hay mucho, muchísimo más donde elegir, sigue siendo bastante triste y cansino darse una vuelta por el pasillo de los juguetes, sección juegos de mesa, de cualquier gran superficie comercial: es como si aún estuviéramos en los 80, ¡solo les faltaría poner el precio en pesetas! Las únicas novedades en estos sitios son los juegos de los concursos de turno que tú comentas. Así es difícil. :(

    Pero bueno, que no decaiga. Un saludo!!

  • Mos | 2 de marzo de 2015, 10:31

    Bufff... Al ver el "Ahora Caigo" me estoy acordando de un día que estaba yo en El Corte Inglés y se me ocurrió preguntar a un empleado si tenía juegos de mesa. El tipo me mira con cara de circunstancias (y de no tener ni PI), me lleva a una miniestantería y me dice: "Esto es lo último que nos ha llegado". En su mano, el juego de mesa de "Gran Hermano" :O

  • Valentin Morillas | 3 de marzo de 2015, 2:35

    Yo es que creo que la idea que discutimos siempre de evangelizar o no, es de base ya errónea.
    Creo que nos debe de dar igual lo que el público general piense. ¿Qué más da que piense la gente que los juegos son aburridos? Yo, como dice Lev no voy por las casas tocando a las puertas buscando jugadores. Solo les presento juegos de mesa a no jugadores cuando son ellos los que lo solicitan. Al igual que cuando nos presentan a una persona no les decimos: "Hola, yo soy Valentín, juego a juegos de mesa. Soy más temático que eurogamer, y blogero a ratos."
    Entiendo que esta actitud la puede tener un jugador, no alguien implicado monetariamente en el mundo, o si hablemos de asociaciones, de ayudas desde la administración, etc. Entonces sí te hará falta que la sociedad sepa las virtudes o no de tu actividad. Pero mientras uno no tenga ese rol puedes estar tranquilo y despreocuparte por lo que el resto de la gente piense de los juegos de mesa.

  • Neiban | 8 de marzo de 2015, 23:31

    Uff q mal, llevo por lo menos 7 días sin poder coger el pc y conectarme un poquillo a interné, y por eso la tardanza en contestaros. Mil perdones.

    a Carlos: opino totalmente como tú. Magiquísimo ese Ave Caesar, q ya sabes q idolatro. A ver por cierto cuando nos vemos! ;)

    a Lev; sí, sé que me pueden tildar de eso. Conste que servidor opina bastante eso de que "nosotros no tenemos que evangelizar a la gente", y que no te resulte contradictorio con la entrada, no he desarrollado este punto en este artículo porque consideraba que era irme por otro tema. Así que realmente estoy de acuerdo en todo lo que dices.

    a Juanma; ya sé que contigo ha funcionado. Te tengo bien pescao eh :P
    De todos modos, aunque yo tb opino que los videojuegos y los juegos de mesa tienen semejanzas por "sensaciones que te transmiten" tb opino que en otras cosas son completamente diferentes. Y véase que a mí tb me gustan los videojuegos, y q les dedico -cuando puedo- buenos ratos. Pero sí, todo es evocar y soñar con estas aficiones desde luego xD

    a Mapanico: lo que tú comentas de "aburrimiento" es lo que a mí más me duele y denuncio en esta entrada. Terrible verlo reflejado en una serie "moderna" como la que menciono en la entrada. Y terribles los pasillos de los centros comerciales :(

    a Mos: no veas! qué anécdota más desoladora :( , lo dicho en el título: aún queda mucho por hacer. Imagínate al tipo ese que te atendió; te imaginará jugando al Juego de Mesa de Gran Hermano con tu familia y pensará que eres un inculto de la ostia. Qué paradójico verdad? a más que lo pienso más mala ostia me entra

    a Valentín: sobre lo de evangelizar o no, fíjate lo q le decía a Lev. Para mí si debemos o no evangelizar es otro debate. Y un debate q yo asocio personalmente al momento de la afición por el q pases. Yo cnd empezaba tenía (y sé q muchos jugones tb) manía de quere evangelizar a tol mundo. Dps ya se te pasa, y piensas "bah, yo no tengo q evangelizar" y cosas de este estilo. Lo dicho, para mí es otro debate. Parecido sin duda, pero diferente.
    Y al igual que a Lev, te digo q estoy de acuerdo contigo en lo que dices.

    Saludos a todos, y gracias mil por pasaros ;)

  • Lev Mishkin | 9 de marzo de 2015, 1:23

    que conste que yo estoy a favor de la evangelizacion, proselitismo y demas. Con tacto, con gusto, y sentido de la oportunidad, pero a favor.

  • Cristina Martin Diaz | 14 de marzo de 2015, 3:52

    Al leer tu entrada me he acordado de un capítulo de los Simpson donde aparecen jugando a un euro game y es curiosa la situación porque ocurre justo lo que comentas en el blog, empiezan a hablar de recursos, de zonas del tablero y todos con cara de aburridos, es más en la caja del juego aparecen también gente aburriendose por lo que deciden dejarlo...

    Es muy representativo de lo que comentas, lo que pasa es que por lo general la gente no asocia divertirse con pensar, para la inmensa mayoría la diversión supone justo lo contrario, que te lo den todo hecho. Por ejemplo, suele ser más divertido salir a cenar y que todo lo hagan otros (aunque sea ir a un McDonald's) , que preparar uno mismo un festín de 10 estrellas.
    También es más divertido ir al cine a ver una película que apuntarse a obras de teatro para hacer representaciones o hacer una ruta de senderismo.

    Vamos que todo lo que suponga un esfuerzo se asocia a aburrido, y los juegos de mesa requieren un esfuerzo intelectual que no todo el mundo esta dispuesto a afrontar. Hay que leer unas normas, comprenderlas, aplicarlas y en el peor caso enfrentarte a otros (en ese sentido los cooperativos bajan un poco la dificultad).

    Para mi la verdadera cuestión es, ¿por que? ¿por que pensar =aburrido? Pues no han sido pocas las vueltas que le he dado al tema y creo que buena parte se basa en el sistema educativo, desde muy pequeños la enseñanza se inclina hacia lo monótono, lo aburrido, leer libros por obligación, ver películas por obligación, trabajos por obligación... Cosas que deberían ser ocio son impuestas, cada persona tiene un proceso cerebral de maduración diferente y no todos los niños de 7 años están preparados para leer el mismo libro y no a todos puede gustarle la misma temática, por eso opino que si la educación fuese más individualizada y menos alienante, el hecho de pensar no se asociaria inmediatamente a obligación y aburrimiento, si no más bien a descubrimiento de nuevas formas de ocio y aprendizaje (que pienso que sería muy interesante que fuesen unidas).

    Pero claro, esto viene de mucho más atrás, es el propio sistema capitalista al que no le interesa que los jóvenes piensen, es la cultura instaurada, por lo que la educación no se concibe precisamente para mejorar todo esto, la educación sigue y seguirá siendo un proceso para crear seres que continúen con el sistema sin cuestionar demasiado y cuanto menos se piense mejor que mejor, he ahí el fin pensar=aburrimiento, mejor veo la tele un rato, eso sí que resulta útil y divertido (y si me pasan varios anuncios mejor que mejor...)

    No puedo dormir y aflora la filosófica...

  • Cristina Martin Diaz | 14 de marzo de 2015, 3:56

    Este comentario ha sido eliminado por el autor.
  • Neiban | 16 de marzo de 2015, 13:20

    a Cristina: gran análisis y con el que estoy prácticamente de acuerdo en casi todo. Hoy día prolifera lo del que te den todo hecho, como dices.
    Me acordé de esto el otro día, que un colega alucinó cuando le conté que para abrir juegos (a raíz de que me vio uno sin desprecintar) me gusta tener las reglas impresas en castellano y a color en el momento que abro y destroquelo el juego. Manías de uno. Le chochó que en esta afición uno tuviera que ir a imprimir por su cuenta porque en el juego no te viniera todo traducido.
    Y así con mil cosas más. Más importantes y más livianas. Pero es cierto que se percibe eso del poco esfuerzo por todos lados.

    Saludos!

Publicar un comentario