De gladiadores, romances y dragones

Me encanta el verano!
Y me encanta por el "Triple Muchísimo" (Muchísimo más calor, curro Muchísimo más, y juego Muchísimo menos, ouuhh yeeeaahhh baby!!)
Ay veranito!! ya se sabe, cuesta más reunir a la gente, porque todos andan como locos, con sus planes, con sus vacaciones, y esto en partidas se traduce en un picoteo aquí y allá. Partidas muy fugaces, y predominio total del filler.

Ahí van unas líneas de las últimas partidillas que he jugado:

 
Gladiator
Magiquísima partida a este surrealista juego, que hace tiempo que no sacaba.
Gladiator es un push your luck anómalo. Tiene más tiempo de duración de lo que acostumbran este tipo de juegos, pero te lo pasas como un enano. Los jugadores forman escuadras de gladiadores que se dan de tortas hasta la muerte. De lo mejorcito del juego es que NO hay eliminación de jugadores.
En su día le hice reseñita. Para mí es lo que el King of Tokyo debiera haber sido (y ojo que aún así el KoT me gusta tal y como es).

Concordia
Mi 2ª partida a este juego, pero como si fuese la 1ª, porque no lo jugaba desde el año pasado (y tb en verano creo recordar).
El juego me convence, me gusta cómo recaudas, la mecánica de uso de cartas, cómo te extiendes por ahí, sin embargo hay una cosa del juego que no me termina de convencer. Y es curioso, era de lo poco que recordaba de aquélla 1ª partida. Me refiero al final del juego; el conteo de puntos me parece un coñazo, y una fase que está como "desconectada" del juego.
En esta 2ª y reciente partida estuve especialmente expectante de cara al final, y de nuevo viví lo mismo. Es como si el juego al llegar la puntuación final se convertiese en otra cosa, y te das cuenta de tantas cosas que no te han valido para nada. La sensación en parte es de frustración, y por otra es de "cuando estoy jugando a Concordia me creo que el juego es una cosa, y el punteo final me recuerda que no, que no es lo que yo creo". No sé si me explico, y ni sé si os ha pasado con algún otro juego.
A mí Concordia me deja contrariado. Apruebo el juego, y lo volvería a jugar, pero no me tiene loquito de ganas por repetir.

Love Letter
Éste si que no falla. Lo saqué hace unas cuantas tardes y se lo enseñé a unos familiares, y éxito rotundo. Risas todo el rato, partidas encadenadas, y cuando nos despedíamos ya me lo pedían para el siguiente día que nos viéramos.
Es cierto que es de esos juegos que con poca práctica que tengas lo juegas en "piloto automático". Pero bueno, de esto adolecen muchísimos. Y a mí la mecánica de Love Letter me sigue pareciendo la ostia. Simplísima y elegantísima. Es lo que tiene algo bien parido. Véase que el autor después ha querido sacar sucedáneos de su Love Letter con algo más de miga, y para mí no han sido buenos intentos (he probado Chronicle y Cheaty Mages). Cuando algo está bien hecho, no le quieras meter más complejidad creyendo que así será más bueno.
He aquí una de las premisas por las que Reiner Knizia es mi autor favorito. Es consciente de que muchos de sus juegos, con 2 reglas y media, están ya perfectos. La simplicidad es una virtud que muchos quisieran reflejar en sus juegos.

Big Five
Uff, éste si que es un juego veraniego. A veces creo que hasta los colores que tiene así lo demuestra.
Big Five es rapidísimo, muy fácil de jugar, pero con su dosis de tenerte ahí ilusionado con encadenar una buena jugada.
Si aún no lo conocéis, deciros que Big Five es la versión Knizia del famosísimo Qwirkle.
Esta versión es más simplificada. Se juega sólo con cartas (de tamaño euro-mini), y el objetivo del juego no es hacer puntos, sino conseguir colocar todas las cartas de tu mazo. Vamos, que os admito que a veces cuando lo explico le digo que es "el cinquillo pero hacia todas direcciones" xD
Encadenando lotes con 4 o 5 cartas en un mismo grupo conseguirás librarte de cartas de tu mano o del mazo. Quien primero se quede sin cartas ganará.
Y no falla. Tengo el juego desde hace buen tiempo y gusta a todo al que se lo enseño. Si bien os adelanto que es un juego muy muy light. Ideal para jugar con los más jóvenes.

Carcassonne
Una gran partida a mi juego favorito de la llamada "tríada para iniciar". Nunca me he cansado de Carcassonne, y dudo que lo haga algún día.
Aunque ojo, en la partida en cuestión sí que me cansé por 1ª vez de algo; de la duración xD, y es que tengo el Carcassonne demasiado expandido. Parecía que nunca se acababan las losetas! xD
De las últimas expansiones que le metí al juego fueron Colinas y Ovejas (cuyas losetas me encantan) y la mini-expansión El Culto, y en serio que a ratos creía que nos íbamos a quedar sin mesa en la que poner losetas!
Cuando juegue de nuevo tendré que quitar un montoncito de losetas, y así ajustar más la duración del juego.
De la partida, decir que las granjas -como saben los jugadores veteranos de Carcassonne- dan muchísimos puntos. Estuve toda la partida empatado con 1 jugador, y al final conseguí meterle treintaypico puntos sólo con granjas. Hice 184 pts. El 2º hizo 150, y la 3ª  78.
Grande Carcassonne! 

Dragon Parade
Por fin pude jugar a este juego a 4 jugadores. En la anterior ocasión (que a su vez fue su estreno) éramos 3 jugadores, y la verdad que el juego a 3 es demasiado descafeinado. Mucho mejor a 4 e incluso 5, pues las calles se llenan más.
Dragon Parade es un juego de deducción y faroleo, todo ello mediante gestión de una mano de cartas. Los jugadores están en pleno Año Nuevo Chino, y van colocando puestos comerciales allá donde crean que el desfile-procesión va a parar (y así dar más beneficios económicos a esos comerciantes).
El juego es algo "atípico". Es de esos que en la 1ª ronda te tiene rallado en plan "¿lo estoy jugando bien?", pero despues conforme pasan las rondas empiezas a ver por dónde va la maldad.
Por otro lado, no nos engañemos, es un Knizia de esos que tiene él, su vecino de al lado, y yo. No es ni de coña uno de sus diseños más brillantes, pero oye, jugándolo reconozco esa esencia del autor que tanto me gusta, y por ello se queda la mar de a gusto en mi colección.


¿Y eso es todo?
Pues casi. También jugué recientemente al Geschenkt (No, gracias!) y fue en una noche en la que encadenamos 3 partidas seguidas, pero no hice fotico  :(

Vivan los fillers!! ¿qué remedio no? xD
Y me hace gracia pensar que tengo en el archivo jueguil unas cuantas partidas más de las que hablar, y son todas a juegos del estilillo. Ya mismo me ponen el birrete y me nombran catedrático emérito en fillers xDD

Saludos jugones! e intentad jugar!

3 comentarios:

  • mapanico | 29 de julio de 2015, 0:01

    Buenas!!
    Lo que dices del CONCORDIA es verdad: en las primeras partidas no es nada fácil conectar la dinámica del juego con su forma de puntar. Pero a poco que lo juegas, a la tercera partida medianamente seguida quizá, ya se le va pillando el punto, orientas mejor tus objetivos, y vas adaptando tu juego de acuerdo a las cartas que vas comprando y viceversa.
    Pero sí que es verdad que este es el aspecto más raro y difícil del juego.
    Ánimo con el calor y a darle a cosas duras, que no se diga!! ;D
    Saludos!!

  • Neiban | 29 de julio de 2015, 20:01

    Hola mapanico;
    Pues si lo que comentas del Concordia me dices que tu tb lo has observado... creo que me deprime más.
    Los juegos hoy en día no están para que tengan curva de aprendizaje alta. Me sé de unos cuantos que la tienen y por ello están (medio)condenados a chupar estantería.
    Enfin, esto da para una entrada-reflexión por sí sola. ¿Te animas? :P

    Y a ver cómo siguen las calores. Yo contentísimo con estas partidillas la verdad.
    Saludos!

  • Ángel López | 4 de agosto de 2015, 0:26

    Muy Buena Adri, hace tiempo que no me prodigo pero es lo que tiene el verano y el trabajo en hostelería, que te voy a contar.
    Con respecto a lo que dices de Concordia. No me parece tan desconectado como otros juegos. Por ejemplo el 7 wonders adolece de la misma estructura, juegas pero realmente no sabes si ganarás. Ya se que en Concordia es más complicado contabilizar los puntos durante la partida pero con algunas partidas encima esa sensación se minimiza. Puedo entender que corte el rollo el tener que coger las cartas e ir apuntando los puntos, pero cosas así en grandes juegos como Agrícola, Le havre o el mencionado 7 wonders.
    Quizás estemos acostumbrados a jugar a juegos con tracks de puntos visibles y cuando nos toca el sacar un papel y lápiz para apuntar los puntos nos corta el rollo.
    Saludos, espero verte pronto.

Publicar un comentario