Hobbys mejores, hobbys peores

Los videojuegos son otra de mis aficiones. No les dedico ni de coña el tiempo que antaño, pero disfruto muchísimo cuando consigo sacar un ratillo para echar unas partidas. Pues bien, el otro día estaba olisqueando en internet, concretamente metido en un multitudinario foro de videojuegos, y aluciné con la estampa que vi: allí se daban unas tertulias con ostias como panes, con insultos por doquier, tan sólo por defender algún juego/consola/concepto. Incluso había uno que llamaba "retrasados" a todo aquel que jugase con X consola... 

Dantesco.


¿Y qué queréis que os diga? A mí me llevó directamente a pensar en la afición que motiva este blog, y en esas discusiones que se generan en lugares de encuentro virtual de jugones, foros como labsk.
Quiero aclarar que yo nunca en labsk he visto los insultos que vi el otro día en el foro de videojuegos (y mira que he visto follones "gordos"), pero la pregunta que se me vino a la cabeza de inmediato fue la siguiente: 

¿Estamos muy lejos de esos comportamientos?

Aquí uno de los factores determinantes -en mi opinión- viene a ser la cantidad de aficionados a una cosa y la otra. Los videojuegos mueven millones de jugadores en el país (y en el mundo), pero los juegos de mesa tocan a muchiiiisimos menos.
Después está el factor cultural. ¿Tienen el mismo perfil cultural las personas de un hobby y de otro? ¿tienen las mismas inquietudes?
Y para complicarlo más, está el hecho de que muchísima gente comparte las 2 aficiones mencionadas (como el que escribe). 

¿Es esta entrada un alegato para posicionar los juegos de mesa como "mejores" que los videojuegos? Ni de coña. Y tampoco lo contrario. Es tan sólo un desvarío, un fragmento de varias conversaciones que tuve con un amigo, un fragmento en voz alta. Y ya que es en voz alta me mojo: yo antes sí pensaba que los practicantes de la afición tableril tendrían generalmente un mayor nivel cultural. Quizá casi imperceptible, pero ahí estaría. Más que nivel cultural no sé, debería decir "mayor talante".
Y si me hubiesen preguntado lo que unas líneas más para arriba he puesto en negrita habría contestado un "lejísimos!! a años luz!", o algo del estilo, pero a día de hoy tengo otra opinión. No sé si es consecuencia del pesimismo,  o de ir siendo cada vez más viejo, pero ahora creo que la distancia entre unas y otras actitudes es levísima, que prácticamente no la hay, que es inapreciable. 

¿Qué me ha hecho cambiar de opinión? Son varias puntilllas, algunas de pequeño calibre, pero que sin duda influyen y suman. Lo condensaré/resumiré en 2 puntos.
- 1er punto:  pues para empezar, en los años que llevo en la afición me ha tocado ver -y tristemente vivir/padecer- algunos follones que han tenido lugar entre la comunidad lúdica de Málaga, y creedme, son para mear y no echar gota. No se me ofenda nadie, no es mi intención. Pero os juro que ha habido follones que me parecen surrealistas. Escapan de toda comprensión. Quizá que haya tanta actividad lúdica en una ciudad acabe siendo negativo en algunos aspectos. Desde luego los roces salen.
Pero bueno, me estoy desviando, mi querida Málaga es una ciudad/provincia con bellísima gente, y en la que de todo hay. 
A mí lo que me interesa a colación de esta entrada es el balance, la proporción, y resulta que en un ámbito con infinitamente menos jugadores -los juegos de mesa- se dan unas "hostilidades" muy similares a otro ámbito con muchísimos más jugadores -los videojuegos-.
- 2do punto:  el carácter cíclico y las modas.  Uff, ¿cómo defino esto? veréis, si entráis a algún foro de videojuegos leeréis a gente defendiendo o atacando algunos juegos o consolas con el mismo ímpetu que con el que se atacan a juegos de mesa y diseñadores. Y ojo, no me refiero a malas palabras. Y por supuesto los argumentos van por otros senderos, pero hay un repetitivo ciclo con las mismas fases; 
 Presunto "Ataque" por parte de un troll (o no) // Contestación-defensa por parte de los defensores a ultranza (o no) // Ninguno de los bandos convence al contrario // Algunos miembros pasan al ataque radical // Poco se consigue // ... // ... // ..................
Y de todo ello se saca una conclusión contundente: que el mismo ciclo se repita una y otra vez se produce porque la gente se lleva a terreno personal lo que no tienen que llevarse. Y a su vez evidencia algo crucial; Fulano se ofende al mismo nivel ya sea porque le critiquen su juego de mesa favorito que porque le critiquen su consola favorita. Y por consiguiente volvemos a la pregunta del millón, sí, la que puse en negrita: ¿estamos muy lejos?

De hecho, nisiquiera estamos lejos de tantas aficiones como podamos creer.
Que haya tantísimos hobbys diferentes, pero que en cada uno de ellos el que lo practica ponga toda su pasión, evidencia que estamos vivos, y que no puede haber hobby por encima ni por debajo de otro, sino más bien una bella diversidad de la que deberíamos ser conscientes y disfrutar. 



Dedicado a Óscar M., 
que con tanta charlita/comparativa sobre 
"su hobby" y "el mío" inspiró esta entrada.

4 comentarios:

  • Iván de la Fuente Misut | 9 de abril de 2014, 9:21

    Hombre, de entrada diría que va en los genes patrios esas ganas de posicionarse en un bando y atacar sin medida al otro, como si cualquier cosa les diese de comer, no solo con los hobbys, politica, futbol, etc.

    Obviamente también influye el nivel cultural de los "contendientes". Entiendo que a mayor educación de los sujetos, mas improbable es alcanzar el nivel de los insultos y los atropellos, mas con temas tan nimios que no le dan de comer a nadie.

    Centrándonos en el tema de los juegos de mesa, mi opinión es que cada vez es "más fácil" que se vayan dando estos casos ya que la afición está en plena expansión en el territorio, por lo que llega cada vez a mas gente. Antes era solo un producto para frikis con un nivel cultural medio-alto. Ahora cada vez se adentran elementos con una educación menor, lo que puede dar pie a esto.

    Con esto no quiero discriminar a nadie, pero es obvio que una persona educada que sabe diferenciar que es importante y que no jamás se metería en una trifulca porque alguien prefiera un juego a otro.

    Es como si empezamos a abrir hilos e hilos hablando sobre que es mejor, si Agricola o Caverna, y empezásemos a vilipendiar a todo aquel que no comulgue con nuestra posición... oh wait :P (bueno, a los insultos no hemos llegado :P)

    Gran artículo!

  • Ángel López | 9 de abril de 2014, 16:01

    Lo que las personas tiene que asimilar es que los gustos no están repartidos por igual. Lo que para uno es basura, para otro es un tesoro. Y porque a ti no te guste no tiene que ser catalogado de "basura". Es mas, a mi me da envía cuando veo que no disfruto un juego y otros si. Así que me quedo con disfrutar lo que tengo...cuando puedo.

    Gran reflexión

  • Alejandro Ramos | 9 de abril de 2014, 21:45

    Interesante entrada.

    El debate no tiene porque ser malo, de hecho puede resultar muy interesante, pero eso si, debe haber un mínimo de respeto por ambas partes y nunca llevar a lo personal lo que se diga: que es más fácil de decir que de hacer.

    Si no hemos llegado a los extremos que comentas supongo que es por la cantidad de gente que practica nuestra afición que es muchísima menor que la de los jugadores de productos digitales. Además, los juegos de mesa tienen un componente social y de curva de aprendizaje ( para empezar alguien debe leer el reglamento, en cambio, en la mayoría de videojuegos se aprenden mientras juegas ) mucho más acentuadas que quizá hagan de filtros a las personas más irascibles y/o de palabra fácil ( ¿a alguien le gustaria compartir mesa con un maleducado? ). Por supuesto hay de todo, jugadores de mesa maleducados y gamers muy respetuosos pero creo que quizá por lo que comento no lleguemos a estos extremos.

    Pero tampoco debemos olvidar que al fin y al cabo todos somos personas y por tanto los roces inevitables siempre acaban saliendo a la luz, independientemente de compartir afición, esto lo digo por lo que comentas de los malos rollos en Málaga, eso no es exclusivo de allí, pasa en todas partes, igual que hay cosas muy buenas en el hecho de que mucha gente comparta su tiempo jugando es inevitable también que pasen sucesos desagradables porque al final todo el mundo se acaba conociendo y no todos son compatibles.


    Y por cierto, no hay hobby mejor ni peor, simplemente son diferentes. A mí también me encantan los videojuegos y no veo porqué haya que compararlos con los juegos de mesa como hobby ideal, sus enfoques son diferentes aunque comparten muchas cosas.

    Un saludo.

  • David Lara | 10 de abril de 2014, 14:15

    Interesante entrada, Neiban! :)

    Coincido bastante con el comentario de Alejandro Ramos. Me ha gustado mucho su apunte sobre las diferencias que suponen los juegos de mesa y los videojuegos (explicar reglas, componente social, etc.).

    También pienso que es una cuestión de diferencia de masas y cuando esto ocurre, por desgracia, suele tener más visibilidad los aspectos negativos de la gente que al contrario :(

    Por último, y aunque no creo que sirva de consuelo, yo también he tenido una experiencia de más a menos con mi percepción con el mundillo y es que los seres humanos somos así :(

    Un abrazo y felicidades por la entrada!

    --Cartesius

Publicar un comentario