Parchís, reseña

Hoy quiero hablaros del mayor descubrimiento jueguil para quien os escribe en este año que termina, os hablo de Parchís. 

El parchís es un juego de autor desconocido. De siempre he tenido entendido que es tradicional de India, y parece ser que ya por el s. VI se jugaba. No me extraña con lo juegazo que es. 
En cuanto a editoriales, buff!, no las enumero porque si no la reseña sería más larga que El Quijote, digamos que hay unas cuantas. Creo que Devir está trabajando ahora mismo en una reedición (porque el juego se encuentra descatalogado lamentablemente), con ilustraciones a cargo de Michael Menzel, y especialmente vendidas han sido las ediciones de la editorial Bazar Asia.
El rango de jugadores suele ser de entre 2-4, aunque en la versión de Rio Grande se pueden hasta 6 jugadores, y en la de Hans in gluck incluso hasta 8! "que nadie se quede sin parchís" es su lema.
¿Dependencia del idioma? Cero. Aunque aviso! en más del 99% de las ediciones de este juego el manual NO se adjunta. Me pregunto por qué será. Así que has de recurrir a bgg para enterarte cómo va. Bueno, y también puedes jugar inventándote las reglas, una opción por la que avocan muchos jugadores, pero a eso iremos más tarde en la Conclusión.

Componentes
He aquí un punto dispar. Y es que dependerá de las ediciones. En la tónica general de las editoriales de corte alemán el tablero es de pasta gruesa y las fichas de plástico, así como los cubiletes. Pero hay de todo, debido al trillón de ediciones existentes, y por ello se pueden ver tableros con toda clase de materiales; madera, cristal, textil, acero. Y lo mismo para las fichas. Es especialmente célebre una edición descatalogada de Asmodee (cómo les gusta la fiesta!) en la que las fichas son vasos de chupitos.
En cuanto a los dados... ¡¿qué decir de los dados?! En la mayoría de ediciones de parchís vienen 4 dados (uno para cada jugador) que nos enseñan hasta adónde se puede reducir la materia. Gracias a ello conocemos y valoramos el significado de la palabra "simpleza", y es que no hay dado más "pelao y mondao" que el dadito chiquitín blanco del parchís. Aiinsss, entrañable sin duda! No hay parchís añejo que conserve todos los dados! y además, están diseñados para -en caso de caerse al suelo- irse hasta el punto de debajo del sofá más inaccesible.

Polémica edición sin duda. Nunca terminabas la partida, bien sea por el estado de embriaguez de los jugadores, y/o porque los materiales se podían romper con facilidad.

Temática del juego / Objetivo
 Parchís es una carrera. A un ritmo vertiginoso y trepidante. Hay gente incluso que se marea (ah no, que esa gente es la que tiene la edición de los chupitos).
Cada jugador cuenta con 4 meeples que ha de llevar desde su casa hasta la casita de la abuela, y todo ello sin que el lobo te coma durante el trayecto del bosque xD
Fuera coñas, sí que hay una carrera, por la supervivencia, y el 1º que consiga llevar sus 4 fichas a "su casa" y las meta será el ganador. 

Set-up
De lo peorcito del juego sin duda, porque cada vez que lo vas a montar te das cuenta de que te falta alguna ficha o algún dado. Además, en cuanto algunos cogen los cubiletes están haciéndolos sonar (con el dadito dentro obviamente) toda la santa tarde-noche. Aunque claro, les entiendo en el fondo, en bgg dicen que estadísticamente las tiradas que haces con el cubilete (y no lanzando el dado desde la mano) son más propicias. 100% avalado por un estudio independiente de la Universidad de Massachussets


¿Cómo se juega? ¿el turno a turno?
Parchís es "fuck your luck" con algo de "desplazamiento de trabajadores". Y digo lo de desplazamiento porque es que como no saques un 5 de primeras no te los quitas ni con una espátula. Aunque bueno, esto (y todo el juego) se puede solventar con reglas caseras. Qué grande eres Parchís!! 
Cuando te llega el turno coges tu dado, lo introduces en la palma de tu mano (o en el cubilete), lo meneas (el dado),  y lo lanzas (pero no por la ventana, aunque más de uno haya querido). Con el resultado has de mover tantas casillas pa´lante una de tus fichas. Pero, ¿qué ficha? ayyyy amigo! aquí está la chicha del juego.
Cuando empiezas a jugar, sólo tendrás 1 ficha fuera de casa (y con suerte), pero habrá momentos en los que tengas 3 y 4 fichas a la vez en el recorrido, y tendrás que admnistrar/planear bien tus movimientos. He aquí donde el juego brilla, y nos recuerda en sensaciones a Caylus y una pizca de Castillos de Borgoña. Bueno, me he colado con la comparación. Se parece más bien a Caylus + Twilight Struggle. 

¿La gracia del juego?
¿No se la habéis visto ya? porque yo tampoco. La interacción. Parchís es uno de esos juegos precursores con interacción de la de cagarte en la puta madre del rival.
Resulta que si cuando vas por ahí con tu ficha caes en la misma casilla en la que hay otra de un rival, te la "comes". Jodes al jugador, que devuelve la ficha a su casa, y tú además te cuentas 20 pasos pa´lante. Ea. Tal como ha sonado. Le jodes y encima recibes un premio! Aprende Feld!
El discurrir de una ficha por el trayecto es todo un cúmulo de mini-putadas y agobios de toda índole. Se sufre más que en las cosechas de Agrícola. Por ejemplo, en las famosas barreras. 
Resulta que un jugador puede (en ciertos espacios) crear una barrera si coinciden 2 de sus fichas. Y esta barrera no la puede pasar nadie hasta que el jugador que la haya creado saque un 6 en los dados (y a veces pasa que el 6 lo saca tras 20 horas de partida). Magia en estado puro señores! he visto a jugadores con la tensión disparada a causa de estas barreras. Y es que lo más cachondo es la pelotera que ocurre detrás de toda barrera, en la que hay una auténtica carnicería, fichas aniquilando fichas, dobles barreras, etc. Leí hace tiempo que la torre del Shogun la crearon inspirándose en esta amalgama de jugadores. 

Y acordaros por supuesto que en mis reseñas no cuento todas las reglas. En este caso además, me guardo mil y una reglas, pero tranquilos,  que las podéis modificar-inventar  ;)


Conclusión
Parchís es una obra maestra atemporal. Ya cuando lo estás jugando intuyes que lo jugarás muchísimas más veces en tu vida, y que será uno de los juegos que más te marquen.
Te desharás de muchos juegos de tu ludoteca, pero NUNCA te desharás de Parchís.  Es uno de esos juegos que tras la partida te tiene varios dias posteriores pensando en las jugadas, en por qué no moviste a aquélla ficha en lugar de otra, y mil cosas más. Incluso semanas y semanas después aún comentarás con los amigos las mejores jugadas de la partida.
Parchís es, ante todo, un juego eterno. Y es que lo mejor del juego es su famosísima variante "En Mi Casa se Juega Así", con la cual puedes modificar las reglas a tu antojo para brindarte la victoria en ese momento oportuno. Es un juego que confeccionas a tu gusto, y punto. Los jugadores siempre entenderán que cambies una regla esencial justo al final de la partida. Tú eres el anfitrión, y en tu casa se juega así!  Ellos también lo harían!
Es gracias a esta famosa variante por la que el juego goza de una rejugabilidad infinita. En cada lugar la experiencia será distinta, y cada jugador dispondrá de una amplia gama de estrategias diferentes a seguir.

¿Puntos negativos? Ninguno.
Tan sólo que actualmente se encuentra descatalogado, y que su dificultad no es para todos los públicos quizás. Y es que es un juego difícil de sacar a mesa de primeras. Si le dices a alguien "vamos a jugar un Parchís" te mirarán con cara rara. Muy probablemente no lo conocerán. No es un juego que goce de la popularidad por ejemplo de la aclamada Oca, y por ello creerán que se trata de una frikada para expertos en la materia. Si superan esa barrera, no habrá vuelta atrás para ellos, y siempre estarán dispuestos a una partida.

¿Creéis que si sois 6 estaréis privados de Parchís? Tranquilos que no! esta edición solventó ese problema, y bien que le valió para que la nominaran a Spiel des Jahres



Saludos jugones! y Parchís Forever
















P.D; Todo esto no ha sido más que divertimento para un día como el de hoy, de los Santos Inocentes. Aunque que conste mi más sincero y profundo respeto por este juego, que tan buenos momentos me dio de chaval. Tuve la suerte de jugarlo mucho, mi madre se ponía con mis hermanos y conmigo a jugarlo a menudo, y fijaos hasta adónde llegaba que mi madre llegó a ganar varios torneos de este juego. Tenía la habilidad de sacar siempre en el dado lo que necesitaba xDD
¡Cuántos de nosotros no estaríamos quizás aquí por juegos como éste en nuestra infancia!

12 comentarios:

Publicar un comentario